El rincón del economista

El día del “Dragon Khan”

Ayer martes 11 de febrero, la bolsa española parecía más un parque de atracciones con un par de montañas rusas como grandes atracciones de feria. Es cierto que no era un día para muchas alegrías ni grandes diversiones, pero la bolsa tiene eso, cuanto menos te lo esperas, se compra un billete para el Dragon Khan y entra en una locura y a ver quién tiene y aguanta más la adrenalina

Ya desde muy temprano, y acabados de abrir los mercados financieros, la empresa productora y envasadora de aceites, Deoleo, se subía a la montaña rusa y no paraba de subir hasta llegar aproximadamente a una revalorización diaria del 50 por ciento, a partir de ese punto comenzaba a corregir. Curiosamente o no, en el momento que Deoleo cogía el pendiente de bajada, otro xixarro de la bolsa española también se apuntaba a subir a cualquier Dragon Khan. Este valor era la inmobiliaria Nyesa. Así mientras una subía la otra bajaba, y viceversa.

Lo cierto es que más de un especulador con mucha sangre fría, y con muchas pastillas para los mareos ayer se hizo de oro comprando y vendiendo acciones de Deoleo y de Nyesa. Fluctuaciones del 50 por ciento no se ve todos los días y en dos empresas aún menos, por mucho xixarro que sean. A propósito de esto, todo tiene pinta de que la bolsa española tiene unos días para viajar y disfrutar de las atracciones de PortAventura.

Batiste Forcadell

Tags
Mostra més

Articles relacionats

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Close