El rincón del economista

Contra el pánico, mejor vacaciones bursátiles

Estos días los mercados financieros viven en una histeria colectiva que hacía años que no se vivía. Probablemente, deberíamos ir aproximadamente a principios de siglos, cuando explotó la burbuja especulativa de las empresas llamadas punto.com. Lo cierto, que exceptuando unos poco mercados, los indicadores mundiales estaban sobrevalorados. Ejemplo paradigmático era el indicador por excelencia más conocido del mundo, el Dow Jones. Pues, resulta que a mediados de febrero rondaba los treinta mil puntos, llevando desde el año 2012 subiendo escalonadamente sin ninguna corrección. En pocas palabras, tenía que buscar alguna excusa para provocar una corrección de los mercados mundiales.

La excusa para provocar este pánico bursátil ha sido el coronavirus, bautizado posteriormente por Covid-19. Curiosamente, a día de hoy ha matado a más personas el beber refrescos azucarados que este virus venido del próximo oriente. Aun así, provocado intencionadamente o por el pánico colectivo de las personas que han creído que venía una pandemia que exterminaba la humanidad nos encontramos ante las puertas de una crisis económica mundial. Una crisis Mundial que seguramente será corta y durará un semestre, pero pasará a los anales de la historia económica como la crisis económica más tonta que la humanidad ha provocado. No voy a entrar a valorar la intensidad de esta nueva crisis económica, lo más seguro es que será bastante corta y poco intensa. Aun así, no debemos olvidar que cada crisis abre miles de oportunidades.

Lo cierto que los precios de muchas acciones ahora están a precio de saldo, pero cuando se vive en pánico inversor lo mejor que se puede hacer es apagar el ordenador y tomar vacaciones bursátiles.

Batiste Forcadell

Tags
Mostra més

Articles relacionats

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Close