El rincón del economista

OHL, sale del purgatorio

Uno de los valores que este año me lleva descolocado es la constructora OHL, la joya de la corona del imperio de Villar Mir. Ciertamente, es un valor que en el último lustro ha sufrido un descenso considerable en su precio. Los excesos del sobreendeudamiento por la apuesta de un crecimiento a base de apalancamiento al final pasaron factura a la cotización. Lejos quedan sus máximos hace un lustro.

Es cierto que a principios de año las acciones de OHL han sido espectaculares, una revalorización aproximadamente del 40 por ciento. Probablemente la entrada de Fondos Internacionales al capital de la empresa constructora ha tenido parte de culpa, aparte, como siempre, de rumores de compra, entrada de accionistas de referencia, o algún chino inversor. Ya se sabe, comprar con el rumor y vender con la noticia.

Mientras tanto, las velas japonesas indican que continuará subiendo una buena temporada. Recorrido al alza lo tiene, y mucho que lo tiene. Y la verdad, observando la evolución de último mes de OHL y Quabit, parece que este semestre el ladrillo será un sector que dará alegrías a los pequeños inversores. También es cierto que los precios de estas compañías llegaron a precios de risa. Y curiosamente las dos, ahora mismo, tienen enamorados a un par de familias muy ricas de México, Carlos Slim por Quabit y la familia Amodio por OHL. Probablemente matrimonios de conveniencia pero mientras estén festejando seguro que los Fondos de Inversiones que operan a corto, no harán de las suyas, sobre todo, en OHL que la tenían controlada y milimetrada. Como por ejemplo: el Fondo de Inversión Marshall que ni se sabe lo que ha llegado a ganar vendiendo a corto en la constructora del Marqués.

Batiste Forcadell

Tags
Mostra més

Articles relacionats

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Close